Un programa de:

VER MÁS

NOTICIAS Información, tips y consejos para estimular a tu bebé
2 a 3 años
Desarrollando las habilidades matemáticas iniciales

Un aspecto importante del desarrollo cognitivo de tu hijo entre los 3 y los 4 años es el desarrollo de diferentes aspectos de sus habilidades de razonamiento, como su capacidad para aplicar conceptos matemáticos en diferentes áreas de su vida. Esto se llama aritmética, también conocida como habilidades matemáticas.


Antes de alcanzar la marca de los 48 meses, muchos niños conocen tres o cuatro números y comprenden bastante bien el recuento. Eso podría permitirles contestar preguntas simples como "¿cuántas galletas hay?". Según Raising Children Network, los niños comienzan a aprender las bases de lo que más tarde serán sus habilidades matemáticas desde el día en que llegan al mundo, observando y jugando.

Aquí hay algunas ideas sobre cómo puedes ayudar a tus hijos a desarrollar sus habilidades matemáticas iniciales, de acuerdo con las recomendaciones de 36 a 48 meses de la Academia Estadounidense de Pediatría:


• Integra el conteo en tu vida diaria. Puedes jugar juegos de contar cosas cuando va al trabajo, avisar y contar árboles cuando camina, o contar a otros niños cuando está en el patio de recreo.
• Use cosas que a su hijo le encantan para animarlo a contar y estar interesado en lo que está haciendo. Por ejemplo, pregúntale con cuántas muñecas o carritos está jugando, cuántos insectos hay cuando vea algunos, cuántos abrazos y besos debe darle después de decir buenas noches, etc.
• Ayuda a tu hijo a arreglar algunos de sus juguetes por color o por tamaño.

 

Si deseas ver más ideas sobre cómo impulsar las habilidades matemáticas iniciales, puede consultar el catálogo de Kinedu y buscar en "Habilidades de razonamiento conceptual".

LEER MÁS
1 a 2 años
La rutina de la noche: baño - cuento - cama

Soy del tipo de persona a quien le gusta seguir las reglas y tener rutinas. Con mis hijos, las rutinas han sido clave para su aprendizaje, el mejor funcionamiento de la casa y mi sanidad mental. Si sabemos qué sigue, es más fácil para nosotros estar en el presente, y darle el tiempo justo a cada cosa y actividad. A los niños además, la rutina les da seguridad y confianza.

En mi casa, tenemos las rutinas de la mañana antes de ir al colegio, y ellos saben perfectamente bien dónde estará su ropa lista para ponérsela y cuándo hay que lavarse los dientes. En la tarde tenemos una hora para hacer la tarea y luego tiempo para divertirnos.

Pero la rutina que tenemos más ensayada (y mi favorita), es la de la noche.

Después de cenar, mis hijos se bañan, se ponen la pijama y eligen su cuento. Le pido a mi hija prender la lámpara pequeña que está al lado de su cama, y con esta luz tenue, nos acostamos los tres entre muchos cojines y nos transportamos a un sinfín de mundos imaginarios entre hojas de papel.

Ahora que mi hijo tiene 7 y mi hija 3, la selección se ha vuelto más individual: aventuras mágicas y sarcasmo figuran entre personajes tiernos y cuentos de hadas. Pero la rutina de baño, cuento, cama, no cambia.

Obviamente mis hijos se acuestan a la misma hora, pero cuando mi hija era más chica y se acostaba más temprano, hacía la misma rutina pero por dos. Dejaba a mi hijo jugar unos minutos solito mientras me sentaba con mi hija para leer  y jugar con libros de pasta dura. Para los más chicos, leer es una actividad totalmente sensorial. Abríamos solapas y tocábamos texturas, cantábamos y hacíamos ruidos, y claro, leía con voz chistosa y tierna.

Ahora que han crecido, el tiempo de leer es compartido y disfrutamos estos momentos de imaginación y relajación juntos. En nuestra familia, no hay mejor manera de saludar a Juan Pestañas que después de leer juntos.

Para más información visita la página ateconqueso

Por Lindsay Ruggles, ateconqueso

 

LEER MÁS
1 a 2 años
Ante la adversidad

Cuando un niño se cae 50 veces aprendiendo a caminar nunca se dice a sí mismo, “tal vez esto no es para mí”

Tarde que temprano, te darás cuenta exactamente qué tan persistente puede ser tu bebé. Por más chico que parezca, es un individuo que no se rinde fácilmente ante la adversidad y que su fuerza de voluntad te asombrará. En el momento que tu pequeño empiece a dar esos primeros pasos y practique caminar día con día, hay mecanismos del desarrollo ocultos que motivan a tu bebé a persistir.

Cuando tu bebé decide caminar, esta abandonado el ser experto gateando por ser un principiante caminando. Un experto gateando domina sus alrededores, explora, navega y fácilmente esquiva obstáculos. Por otro lado, un principiante para caminar tiene poca coordinación y tiende a pasar la mayoría del tiempo cayéndose y levantándose una y otra vez. ¿Así que, porqué decide tu bebé y qué lo motiva a pasar de ser experto a ser un principiante?

Más veloz. 

Desde pequeño, a tu bebé le gusta la velocidad y es capaz de analizar que a pesar de las constantes caídas, puede recorrer una mayor distancia a una mayor velocidad en menos tiempo que si optara por gatear. Por otro lado, entiende que el caminar tiene grandes implicaciones para su manera de navegar un cuarto y su interacción con sus alrededores.

Más curioso.

Probablemente has notado que tu bebé tiende a ser extremadamente curioso. Otra teoría sostiene que tu pequeño insiste en caminar es que obtiene una mayor visibilidad del cuarto. La postura natural al gatear implica que la mirada de tu bebé este sobre el suelo y en el momento que opta por caminar, el cuarto entra en visión. 

Más juguetón.

Al decidir caminar, tu bebé esta abriendo las puertas a nuevas formas de manipular objetos. Ya será capaz de cargar y transportar objetos con mayor velocidad e interactuar diferente con ellos.

Más presión social. 

Queramos aceptarlo o no, la presión social muchas veces juega un rol en la vida de nuestros pequeños. Una constante en distintas culturas es que familiares y amigos motivan a sus hijos a caminar. Cuando piensas en ello, te darás cuenta que en la mayoría de los casos los primeros pasos de un bebé son hacía los brazos abiertos de mamá o papá.

Cuando hacemos este análisis de los mecanismos ocultos que impulsan a tu pequeño a caminar, descubrimos que esta transición tiene grandes implicaciones para el desarrollo de tu bebé involucrando un análisis por su parte del costo-beneficio de ese cambio.

¡Asegúrate de motivarlo día con día y de seguir estimulando su desarrollo!

Para más información consulta la página de Kinedu

Por Marinna, Kinedu

LEER MÁS
1 a 2 años
El agua: herramienta importante para el desarrollo motriz

Además de los ejercicios de estimulación temprana tradicionales, la natación es una gran herramienta para su crecimiento y desarrollo.

Los bebés menores de un año, e incluso menos, se adaptan al agua más rápido que los niños más grandes ya que el miedo al agua se adquiere conforme va creciendo y mientras más tiempo esté lejos de la sensación y contacto con el agua, será más difícil lograrlo. Además, el agua es un elemento fundamental en el desarrollo de habilidades motrices y cognitivas que lo ayudarán en el futuro.

En el agua, los bebés ejercitan más sus músculos debido a que están menos restringidos por la gravedad, lo cual conlleva a un incremento paulatino en su fuerza gracias a la actividad física dentro de una alberca y eso también lo ayudará en desarrollar más rápido ciertas habilidades psicomotrices como gatear, caminar, trepar, e incluso lo es de gran ayuda para la socialización y la forma en que se involucra con los profesores y otros niños, nadando.

Para mayor información, entra a la página de Padres e hijos.

 

LEER MÁS
ETAPAS Estimula a tu bebé según su edad y alcance su máximo potencial
Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él, estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador. Ver más